Presupuesto teórico

Presupuestos y Marco teórico Académico.——-


Durante el siglo XX se ha discutido acerca del campo disciplinar de la arquitectura. Esto llevó a una búsqueda de su definición, la cual según las líneas de pensamiento y grupos de producción varió entre distintas opciones. En algunos momentos han prevalecido ciertas ideas y luego han intercambiado sus liderazgos modificando a su vez las producciones en cada lapso.

A la luz de las reflexiones generadas se ha podido reconocer la gran cantidad de puntos de contacto y superposición de cada corriente del pensamiento arquitectónico, dejando ver tras este proceso un cuerpo disciplinar propio que define a la arquitectura. Este diagnostico se sostiene en el análisis de la gran mayoría de las escuelas del mundo en las que se dictan carreras de arquitectura. En todas se buscan relaciones de todo tipo con otras disciplinas (como fuente de formación o producciones) pero a su vez en todas se trabaja sobre el principio de “la formación disciplinar propia” que la arquitectura tiene.

Como en toda disciplina, el recurso de mayor precisión y efectividad para la formación en la misma es el conocimiento de los preceptos establecidos y de los productos ya realizados. En el campo del quehacer académico es reconocible que todas las disciplinas trabajan determinadamente con el conocimiento de lo hecho en el marco propio. La arquitectura, en los últimos diez años ha logrado llegar a este punto. Hoy es, de hecho, imposible acceder a un conocimiento eficaz sin abrevar en las fuentes propias.

Formar personas en el conocimiento de la arquitectura, requiere especialmente atender a su estudio de modo integral, sabiendo que la disciplina esta conformada por campos del pensamiento con diferentes preocupaciones propias, pero que todos en conjunto operan bajo el mismo objetivo central. Es así como la propuesta de nuestra cátedra atiende a operar en relación con la formación de arquitectos, quienes deberán saber de arquitectura, y que la estudiaran en esta asignatura desde el campo de las formas, los medios de prefiguración y representación espacial. Queda claro aquí que el objetivo es la formación de arquitectos, y que este modelo académico cree que estas asignaturas son un medio (junto con otros) para lograrlo.

Es importante observar que la concentración en los problemas de la disciplina nos permite abordar mecanismos de estudio que ofrecen resultados con niveles de eficiencia como lo que la sociedad actual requiere. Estudiar desde la disciplina potencia y profundiza la capacidad proyectual del profesional. Construye un corpus de conocimientos necesarios para poder pensar mejor y prefigurar el espacio con mayor calidad. El desarrollo de esta capacidad reflexiva ante los problemas arquitectónicos reconocidos es entonces la base de nuevas ideas que solucionaran mas y mejores espacios para la gente.

A través de lo expuesto se define las tres asignaturas con las que trabajamos, como aquellas que tienen por objetivo el estudio de la Arquitectura mediante el conocimiento de la forma arquitectónica y su relación con otras variables de la disciplina.

Procedimientos y Practica Proyectual.

El desarrollo tecnológico de fin de siglo permite acceder a bancos de información y general de formas resueltas como nunca antes se pudo. Este dato no es menor. Tampoco lo es que sigue siendo determinante para promover un pensamiento proyectual serio e independiente, conocer los procedimientos ya existentes y utilizados. El procedimiento se vuelve así el objetivo de estudio básico que luego permitirá proyectar.

Abordar estas asignaturas como aquellas que especialmente atienden al estudio del procedimiento de generación y prefiguración de las formas y el espacio, potencia los resultados del hacer del arquitecto. Los resultados (como formas finales) quedan ahora condicionados a lo hecho en el modo de su producción, en la manera y lo sucedido durante su proyectación. Es posible así tener en cuenta todo aquello que incluye a los sentidos, lo variable, lo que solo puede valorarse a través de la percepción.

Por medio del trabajo en relación con el procedimiento, los estudiantes acceden al conocimiento de las formas sin condicionantes de valores personales impuestos por sus docentes. Estudian las maneras y los caminos, dejando los resultados como puntos finales de un recorrido. Se desarticulan entonces los preconceptos referidos a alguna forma en particular y se hace posible proyectar con mayor apertura.

Se cumple con una tarea compleja: ingresar al conocimiento establecido y a su vez se construye una base de información que posibilita operar con mayor libertad y creatividad. Estudiar los procedimientos que ya se han utilizado en la arquitectura, permite volver a ellos y aun con los mismos caminos llegar a definiciones diversas. Es el medio de convertir la experiencia heredad en fuente de nuevas formas y espacios que resuelvan los nuevos problemas de la gente.

Mecanismos de Acceso al conocimiento.


Operar con el conocimiento define una de las instancias que evidencia comprensión. Para llegar a la etapa de actuar se requiere acceder al conocimiento de los temas y sus relaciones, lo cual generalmente obliga a generar un mecanismo de aproximaciones graduales.

La posibilidad de reconocer un tema, luego describirlo y finalmente relacionarlo con otro, es un camino de acceso paulatino a su comprensión. La utilización favorable del tema en términos proyectuales, aparece entonces como resultante de un conocimiento sustentado, en el que quien decide que hacer, tiene razones para ello.

Un estudiante entonces puede proyectar mejor luego de haber adquirido un corpus disciplinar definido. Teniendo en cuenta este dato es que esta propuesta sostiene la necesidad de acceder a la posibilidad de proyectar integralmente arquitectura, luego de atravesar estas asignaturas como un camino de estudio de las formas arquitectónicas y la generación del espacio. Esta estrategia es factible al existir una estructuras académica en la Facultad de Arquitectura, Diseño y Urbanismo que le asigna la responsabilidad de la formación en la practica proyectual a otras asignaturas, las que a su vez llevan adelante un proceso d síntesis de todos los campos del pensamiento arquitectónico.

Estudiar arquitectura sea por medio de ideas materializadas o prefiguradas, es entonces la base metodológica de los tres cursos, de modo de asegurar que la practica proyectual paralela y posterior sea de verdadera eficacia en la formación del futuro arquitecto.

El camino elegido permite acceder a otros resultados necesarios en la sociedad actual. Estudiar las formas ya proyectadas y operar con ellas, posibilita su valoración. Se logra formar al estudiante en un reconocimiento de lo existente y especifica su posibilidad de inserción en el medio heredado. Por medio de esta estrategia se forman entonces arquitectos que podrán proyectar mejores edificios en las ciudades. Se podrá luchar contra fenómenos que escudados en la búsqueda de “lo nuevo” (mal definido) no hacen otra cosa que alejarse de la arquitectura y deteriorar el medio en el que habitamos. Es así como se puede trabajar en tomar conciencia del valor de las formas heredadas, y sin su reedición idéntica, reconocer un contexto y una plataforma de iniciación de las verdaderas nuevas ideas construidas.Utilizar edificios como ejemplos para trabajos prácticos, montar ejercicios con lecturas, dictar clases teóricas relacionadas con los problemas disciplinares y buscar una permanente formación de arquitectos en forma integral son los medios que esta propuesta plantea para mantener actualizada la enseñanza.

Imprimir documento Imprimir documento     Enviar por email Enviar por email